Relato Erótico: Mi vecino casado bisexual (Parte II)

Se sentó en el asiento de más atrás y casi desesperado comenzó a desabrochar su pantalón.

Desabrochó su cinturón, sacó su botón y bajó el cierre de su pantalón, llevaba calzoncillo blanco.

Yo parado en el pasillo de su autobus lo miraba mientras se comenzaba a tocar el paquete.

Metía su mano bajo el pantalón, luego dentro del calzoncillo blanco para estimular su pene.

Hombre maduro con el pene erecto calzoncillos

Mi vecino con una voz susurrante me dice: «Ven, tengamos sexo y sintamos placer».

Yo casi hipnotizado me acerqué tembloroso, cuando estoy al frente de él saca su pene del calzoncillo, lo llevaba con el forro puesto y la cabeza mojada, que brillaba de tan duro que se le había puesto.

Sacó su pene y yo se lo comencé a tocar mientras me tocaba mi paquete también.

Me arrodille y se lo comencé a chupar muy fuerte hasta la garganta me entraba la verga de mi vecino, grueso, cabezón, duro, peludo, con unos huevos que se comenzaron a poner duros mientras más le chupaba el pene.

El ya no podía sostener su excitación, cuando de pronto comienzo a sentir que su pene late cada vez más rápido, su respiración se agita cada vez más y estómago se endurece.

Cuando de pronto siento un quejido de placer y en mi boca una caliente esperma acumulada de hace 1 semana por mi vecino.

hombre maduro eyaculando semen

Fue la mejor mañana que había tenido en años, muy caliente.

Si usted se perdió la parte uno de este relato, lea aquí la Parte I: Relato Erótico: Mi vecino casado bisexual (Parte I)

Una respuesta a “Relato Erótico: Mi vecino casado bisexual (Parte II)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *